READING

El verdadero cambio: el terremoto de valores en el...

El verdadero cambio: el terremoto de valores en el consumidor

Si hay algo que está provocando la tecnología es que quienes nos dedicamos a la planificación estratégica nos encontremos muy entretenidos observando su impacto evolutivo y permanente en el consumidor. Su impacto en su manera de ser, de actuar y de relacionarse, su impacto en la forma en que obtienen respuestas a sus necesidades, y su impacto en la creación de nuevas necesidades que son cubiertas por modelos de negocio que surgen al amparo de una tendencia o momento nuevo.

Si te dedicas al marketing, la publicidad o la comunicación -tal vez si te dedicas también a observar desde tu prisma el mundo en definitiva-, seguro que has caído en la cuenta de lo mucho que ha cambiado todo en los últimos 10, 5 años. De ser Internet un reducto para empresas ‘locas’ y profesionales ‘visionarios’ (léase en percepción negativa) a estar hoy Internet en cualquier aspecto de nuestra vida. De ser ‘raro’ a ser ahora realmente influyente y necesario en la forma en que nos relacionamos con los consumidores desde las marcas o empresas con las que trabajamos. Internet, tecnología, revolución, soportes y medios nuevos, mecanismos, globalidad. Etc. Vocablos que ponen en la tecnología el concepto de cambio. Cuando, al contrario, la tecnología no es el cambio, sino más bien el provocador de los cambios. 

La gran revolución que estamos viviendo en esa relación de mercado no va sobre la tecnología. Va sobre lo que la tecnología ha hecho en la sociedad. En los consumidores, en los productos, en las tendencias y en las realidades. Y es por eso donde, observando al consumidor, caemos en la necesidad cada vez mayor de observar lo que la tecnología ha hecho con ellos. Qué son tras impactar la tecnología en sus vidas, qué ha pasado con sus valores, sus necesidades y sus deseos tras el cruce -permanente- que la tecnología ha hecho en sus vidas… y en sus formas de vivir. Y, con ello, de pensar. Y, con ello, de sentir. Qué ha hecho la tecnología con el dinero que circula, en definitiva, en este sistema capitalista que da de comer a la publicidad.

La revolución que estamos viviendo va de valores. Los que modifica, alimenta, cambia y hace temblar. Va de mecanismos rotos tras la tecnología y de cómo la crisis mundial ha puesto sus artefactos adicionales para hacer saltar por los aires todo el refranero popular. Porque, en efecto, los conceptos tradicionales que imperan en el mercado hispano están cada vez más en un constante terremoto en función de cómo adopta el consumidor la tecnología en cada uno de los campos. Hablando de extremos, a izquierda de VS algunos clichés tradicionales y a la derecha algunos de los que surgen fruto del impacto del cambio permanente que supone la tecnología:

  • Amor y sexo: pareja para toda la vida VS amor encontrado gracias a plataformas de internet, Internet como plataforma de acceso libre a sexo.
  • Familia: matrimonio heterosexual con hijos, tener hijos antes de los 30 VS posibilidad de elección con nuevas técnicas de reproducción artificial, matrimonio homosexual, parejas sin hijos por elección.
  • Amistad: entre personas del mismo sexo VS amistad virtual, amistad escogida por intereses comunes potenciados por Internet.
  • Trabajo: estar en un trabajo cuanto más tiempo mejor, trabajo presencial, ‘fichar’ las horas necesarias VS trabajar por internet, trabajar con equipos deslocalizados, trabajar por objetivos.
  • Religión: una, cristiana VS ninguna, religiones basadas en la ciencia.
  • Autorrealización: dinero (y lucirlo), salir en TV/telediario, vivienda en propiedad VS vivir y disfrutar y mostrarlo, huir de la tecnología, deslocalización.

Una auténtica de revolución de valores que hace que cada concepto o necesidad básica adquiera ya múltiples valores. ¿En función de qué? Del grado en que el conocimiento tecnológico del consumidor impacta en cada uno de ellos y le modifica y amplía posibilidades, que le hacen poner en entredicho la existencia de esos prejuicios y preconcepciones.

Un momento interesante para el estudio del consumidor, con un agente invitado que amenaza con seguir cambiándolo todo: la tecnología. En los próximos días te presentaré un concepto propio que habla precisamente sobre ello y la forma de enfrentarlo desde el marketing.


Planner - Change Connector. International Speaker. Co/founder @adictosSM. @Hootsuite_ES & @LaClandestina Ambassador. #MapMaker. Ultrarunner. Álex Rubio es Planner y orienta a marcas, agencias, start-ups y empresas en estrategia de marketing integral aunando innovación y New Media. Es formador y speaker en eventos, escuelas de negocio, universidades y empresas en España, Colombia, Venezuela y Costa Rica. Director de Planificación Estratégica en la agencia latinoamericana e2-361, Planner en IG y Say Yes Because. También es co-fundador y speaker en Adictos Social Media, Brand Associate en MapMakers y Creative Ambassador de Clandestina HUB Creativo Costa Rica. Es Certified Professional y Ambassador de Hootsuite y blogger-partner de Socialbakers.com. Ligado desde hace una década al mundo de la comunicación también como periodista, reflexiona en torno a la base de la estrategia aplicada a la sociedad cambiante.

RELATED POST

  • @moirg

    Hola Alex, quiero compartir contigo ciertas reflexiones que he sacado al leer tu post, como bien dices la tecnologia esta cambiando al consumidor, en general, pero ahora es la tecnologia antes era la sociedad la que era motivo de cambio o las circunstancias politicas, económicas y sociales de ese momento. Lo que creo es que el mundo tecnologico ha echo es engrandecer todo lo que al marketing, publicidad se refiere, en resumen ha cambiando la forma que tenemos de comunicarnos, sea comercial o relacion con los demas. Otro aporte de la tecnologia es la cercanica y accesibilidad que tiene para todos y por supuesto el altavoz que supone para nosotros cualquier tipo de publicación. Para concluir, que me enrollo, todos esos cambios los ha producido la tecnologia pero tambien nosotros la usamos en nuestro beneficio e interes, es un binomio que se complementa (consumidor/tecnologia) pero queda mucho camino por hacer.

  • Hola @morig, yo creo que la tecnología es el cambio de los cambios de nuestra era, porque permite que esas circunstancias que comentas tengan otro tipo de realidad en la que se instalan, donde el consumidor es ya distinto al que estábamos habituados. Desde luego el marketing se sirve de ella para tratar de engancharse al consumidor cambiante, que va muy por delante en adopción tecnológica. Queda mucho por hacer (menos mal), como bien comentas. Gracias por tu comentario, un placer tenerte por aquí.

INSTAGRAM
@alexrbn